49835385_1997412003711613_2776581324754911232_n.jpeg

Teatro al Vacío

Adrián Hernández Arredondo

 

Licenciado en Actuación por la Escuela Nacional de Arte Teatral del Instituto Nacional de Bellas Artes. Inició su formación profesional en la carrera de Literatura Dramática y Teatro en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, en la especialidad de Dirección escénica. 

José Luis Agüero

Se formó como actor en la compañía argentina, “Teatro La Luna” entre 1993 y 2002. Residió en México desde 2002 a 2015, donde participó en diferentes montajes.

Ambos dirigen la compañía “Teatro al Vacío” que tiene como objetivo la indagación del lenguaje corporal, el desarrollo de la dramaturgia actoral y la vinculación de las diferentes disciplinas artísticas con montajes que  presentan temas, imágenes y situaciones a través de un juego escénico plástico-corporal con una estética mínima, respondiendo a nuevas tendencias contemporáneas. Especializada en teatro para la primera infancia.

Universo casa

 

Durante dos semanas 7 actrices estará trabajando en un laboratorio y espacio de creación con la dirección de José Agüero y Adrián Hrnández - Teatro Al Vacío con el propósito de reflexionar sobre el espacio casa como lugar de acontecimiento que puede ser habitado de acuerdo a convenciones socialmente impuestas o subvertido por el juego. Impulsado desde una experiencia escénica de danza/teatro y el foco en el site-specific. 

El espacio como el medio donde se establecen complejas relaciones socio afectivas y  el juego como una posibilidad de ser/estarque nos permite generar encuentros y diálogos intergeneracionales. 

Queremos propiciar un espacio que, a través del teatro /danza colabore en el proceso de repensar los aportes que las culturas de las infancias con sus necesidades, cuestionamientos, anhelos y revelaciones son capaces de aportar para un habitar diverso.

Consideramos que una propuesta escénica generada como acontecimiento que se produce “entre” performers y espectadores, abre la posibilidad de vivir una experiencia significativa, que permite a les espectadores emocionarse, moverse, expresarse y reflexionar. Un espacio-tiempo ritual que promueve procesos de simbolización que ayudan a entender el mundo en que vivimos , un mundo que está bajo el control y las reglas de les adultos que componen la sociedad y que muchas veces no toma en cuenta a les niñes como ciudadanos con la capacidad de expresarse, decidir y participar.